DEMARCACIONES TERRITORIALES

Guriezo formó parte, a lo largo de la Edad Media, de diversas demarcaciones territoriales como la Merindad de Vecio, la junta de Seña y la de Voto pero nunca estuvo sometido a la jurisdicción de Laredo ni de Castro Urdiales, salvo un breve periodo de tiempo: hacia 1347, Alfonso XI incorporaba Sámano y Guriezo al término de Castro Urdiales a cambio de algunos dineros para doña Leonor de Guzmán, amante del rey y madre de sus hijos los Trastamara. Pero los de Guriezo protestaban en las Cortes de Valladolid del año 1351, ante el rey Pedro I y pedían que las cosas volvieran a la situación anterior, arguyendo que desde tiempo inmemorial “merinaba en ellos el Merino Mayor de Castilla y el que ponía la Merindad de Vecio como a su representante”. Después de oír a ambas partes, el rey daba la razón a Guriezo, que recuperaba su autonomía.

 

Esto demuestra que Guriezo fue parte integrante de la Merindad de Vecio, una merindad cuyo territorio parece que abarcaba desde el este de Trasmiera hasta incluir las Encartaciones de Vizcaya, y cuya entidad jurídica y administrativa fue diluyéndose a lo largo de los siglos XV y XVI, llegando hasta nosotros únicamente la constatación de la existencia de un Fuero de Vecio al que se hace mención en 1515 en un pleito en el que se alega que en los valles de Guriezo y Villaverde existían algunas excepciones en la practica de dicho Fuero. A finales del siglo XV las demarcaciones territoriales de la Corona de Castilla se organizaron en Corregimientos, al frente de los cuales había un corregidor que se representaba al rey en el territorio. El valle de Guriezo quedó incluido en el Corregimiento de las Cuatro Villas de la Costa de la Mar, cuya capital era Laredo y así se mantuvo hasta la creación de los municipios constitucionales en el siglo XIX.

 



Mª Pilar Llama Zubieta

Historiadora


Llamar

E-mail